Tratamientos “milagro” para el dolor de espalda – cap.i

Uno de los tratamientos más famosos (y al mismo tiempo más controvertidos) es el NRT (neurorreflejoterapia) que llevan a cabo las unidades de la espalda de la fundación Kovacs.
La intervención neurorreflejoterápica (NRT) consiste en la implantación temporal de grapas de uso quirúrgico en la piel, sobre puntos de la espalda y la oreja, desencadenando efectos neurales que pueden inhibir los mecanismos implicados en la contractura muscular, la inflamación nerógena y la persistencia del dolor. Sus efectos serian similares a la que podría explicar el efecto de la estimulación eléctrica transcutánea (TENS), aunque la eficacia de este procedimiento es también controvertida.
Según parece esta indicado para el tratamiento de los dolores de espalda inespecíficos o lumbalgias crónicas inespecíficas, es decir los que no tienen una base física (hernia discal, ciática, escoliosis con espondilitis).
Se diferencia de la acupuntura en que en el caso de la NRT las zonas de la piel estimuladas que se definen exclusivamente por su inervación, y no coinciden ni con los puntos descritos en los textos chinos de acupuntura ni con los trayectos de migración de algunos trazadores radioactivos, tal y como ha sido demostrado en el caso de los puntos de acupuntura.
Según parece la fundación kovacs ha realizado estudios a doble ciego de los que da numerosos datos pero son tan técnicos que solo un experto en estadística los entendería correctamente. En las charlas que realizan para explicar el método solo hacen hincapié en estos datos y no explican muy bien el método ni como funciona realmente, no describen la técnica adecuadamente (ocultando ciertos matices) y, según referencias que tenemos, son más publicidad que otra cosa.
También se ha descrito que en ocasiones puede producir infecciones en las zonas donde se introducen las grapas y no se puede seguir un tratamiento fisioterápico correcto al mismo tiempo que llevan las grapas lo cual es un gran problema.
Así pues estamos ante un tratamiento que, como mínimo, debería mejorarse en su forma de administración, cambiando las genéricas grapas quirúrgicas por un sistema especifico para este método, además de que quizás seria positivo que fueran mas transparentes en cuanto a la base científica de los mecanismos por los que las grapas colocadas en la oreja y la espalda sirven para la reducción del dolor de espalda.