Buscando alivio para la ciática

La ciática ataca como un latigazo y nos inmoviliza. Quien lo ha sufrido no lo olvida. Un dolor punzante que puede ser consecuencia del deterioro de los discos lumbares, que comprimen el nervio ciático, o bien debido a una tensión excesiva de los músculos de las nalgas. Además de los analgésicos y la fisioterapia, hay remedios caseros que pueden ayudar.

Vamos a ver una serie de recomendación para aliviar el dolor de ciática

• Consume alimentos ricos en vitamina B12 y vitamina (B1). Las neuralgias tienen a menudo su causa en déficits de vitaminas del grupo B. Si ese es tu caso, te conviene aumentar el consumo de pan, pasta o arroz integrales, germen de trigo, frutos secos, legumbres y verduras de hoja verde.

• Toma vitamina C. Un estudio relaciona la mutación en un gen específico (el COL9A2), que controla la producción de colágeno, con el deterioro de los discos lumbares que provocan la compresión del nervio ciático. La vitamina C es esencial para formar el colágeno.

• No fumes. Los fumadores tienen más probabilidades de padecer ciática y enfermedades degenerativas de la columna vertebral. El tabaco disminuye el flujo sanguíneo a los huesos, reduce el contenido mineral de las vértebras y hace que el entorno químico del hueso sea mucho más ácido.

• Toma zumo de saúco. Las abuelas lo usaban para combatir el resfriado. Hoy, varios estudios han demostrado que puede calmar dolores lumbares y, en especial, los de ciática.

• Estira el músculo piriforme. Esta situado en el interior de cada nalga. Para estirarlo, tendida de espaldas en el suelo, levanta la rodilla derecha y acércala al hombro izquierdo sujetando el empeine. Mantén la tensión 30 segundos.

• Presiona las nalgas. Debes encontrar el centro del hoyuelo situado a cada lado de las nalgas. Luego, presiona los dos lados a la vez y con fuerza durante 15 segundos (los puntos de acupresión están situados a un nivel bastante profundo).

• Vacíate los bolsillos. Una cartera abultada en el bolsillo, a la altura de la cadera, ejerce presión en el nervio ciático.

• Pide ayuda a tu pareja. Tiéndete en el suelo. Levanta la pierna y flexiona la rodilla hasta que esté al ras de la cintura. Pide a tu pareja que te mantenga la rodilla pegada al suelo mientras te levanta el tobillo.

• Apoya las pantorrillas. Túmbate en el suelo frente a una silla y apoya la parte posterior de las piernas sobre el asiento, al menos durante 20 segundos varias veces al día.

Ejercicios para aliviar el dolor ciático

Aunque en un principio hacer ejercicio sea contradictorio para el dolor ciático es mucho mejor que estar en cama, la debilitación  de los músculos de la espalda por sedentarismo  nos puede causar más dolor ya que columna al no ejercitarse ni moverse puede perder su forma y afectar a los nervios.

Recuerda :

Una actitud positiva frente al dolor garantiza una más rápida recuperación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *